¡Vive la experiencia!

Visitar la fábrica y conocer los procesos de transformación del cacao en chocolate es fascinante, en especial por el estilo y pasión que se siente en todo el recorrido. Es como si Willy Wonka y Gabriel García Márquez se sentaran a conversar».

– Visitante anónimo